9 consejos para ser eficaz durante el Home-Office

Computora sobre una mesa en una casa familiar para trabajar a distancia.

Elegí un ambiente propicio para trabajar

Si tenés una habitación libre que podés usar como oficina, asegurate de guardar los documentos de trabajo en este espacio. Sentarte en el sofá con la computadora sobre tus piernas, no pareciera que estés trabajando. Es imperativo no mezclar las esferas privadas y profesionales.

Mantenete disponible

Para no sentir la distancia y perder el ritmo, mantenete en contacto con tu equipo tanto como sea posible, ya sea a través de correos electrónicos regulares o llamadas. Es importante que tu equipo sepa que puede contactarte si es necesario. Para agilizar los intercambios y facilitar el trabajo, establecé herramientas de colaboración, desde la gestión de la planificación hasta el seguimiento del proyecto.

Punto esencial: asegurate de adaptar tu estilo de gestión a las necesidades de cada empleado, para que las relaciones a larga distancia no se perciban como un obstáculo.

Tené confianza

El home-office es una buena prueba de confianza. Para trabajar bien, el gerente debe respetar y confiar en su equipo. Es importante no querer controlar todo. Si la distancia no excluye el seguimiento, no debe reforzar las comprobaciones habituales. Pensá que, como vos, tu equipo está aprovechando su ausencia para actualizar sus archivos u ocuparse de manera más libre de otras misiones o tareas.

Tomá descansos

Tomá descansos regulares. Los empleados que teletrabajan a menudo informan que están mucho más concentrados y, por lo tanto, a veces se olvidan de detenerse para tomar un descanso o incluso almorzar. Salí de tu entorno de trabajo y aprovechá la oportunidad para tomarte unos minutos, despejá tu mente… para retomar siendo aún más eficiente.

Asegurate de que tu familia o compañeros de habitación entiendan que trabajás desde casa

Si compartís tu hogar con tus padres, hijos o compañeros de casa, informales que estás trabajando, que necesitás concentrarse y, a veces, tendrás reuniones que no podrás interrumpir.

Establecer una línea entre el tiempo de trabajo y el tiempo libre es un desafío para vos y tus seres queridos, pero es necesario. Es necesario ser claro y establecer un horario, definir claramente los períodos en los que debes concentrarse y aquellos en los que podés ser interrumpido/a por unos momentos.

Planificá, organizá y empoderá

Si sos gerente, repasá la lista de tareas con tu equipo y resaltá las prioridades. Debemos asegurarnos de que todos puedan avanzar en sus archivos correctamente y tengan toda la información necesaria para el buen funcionamiento del día, incluso la semana.

Para los otros, hagan lo habitual, teniendo en cuenta que deben aprovechar el día tranquilo, lejos de las interrupciones comunes (reuniones, viajes …), para invertir tiempo y llevar a cabo las misiones más urgentes, y tal vez, aquellas tareas o misiones que son más difíciles de lograr en su lugar de trabajo.

Prestá atención a tu ropa

Obviamente, una de las ventajas del teletrabajo es que uno no tiene que someterse al código de vestimenta corporativo a veces pesado. Sin embargo, debés evitar caer en la trampa de querer quedarse en pijama todo el día. Claro, es cómodo, pero de nuevo, realmente no ayuda a entrar en el espíritu de tener momentos de «trabajo» y «personales». Cuando va a estar teletrabajando durante muchos días seguidos, es más importante marcar claramente las separaciones entre estos momentos.

Prestá atención a tu postura

En la oficina, con la progresión de la RSE, los problemas de bienestar en el trabajo y la ergonomía, a menudo tenemos una estación de trabajo adecuada. Las pantallas son más grandes, tenemos una silla ad hoc, podemos ajustar todo para estar a la altura correcta.

En casa, por lo tanto, existe un verdadero desafío para mantener una buena postura. Permanecer acostado todo el día en un sofá con la espalda completamente doblada es la receta perfecta para terminar con un fuerte dolor de espalda al día siguiente. Recordá las reglas: tené la espalda recta, el cuello recto, los ojos alineados con la pantalla, los hombros alineados con el cuerpo y los codos cerca de 90 °.

Coronavirus y trabajo en casa: mantenete positivo/a

Último consejo psicológico: tratá de aprovechar las ventajas de la situación. Ciertamente, no es simple y promete complicaciones. Pero al mismo tiempo, esta experiencia nos permitirá experimentar nuevas formas de trabajo, para darnos cuenta de que el teletrabajo puede ser una solución viable.

Además de reducir los tiempos de viaje, esto nos permitirá pasar un poco más de tiempo con nuestros seres queridos, reequilibrar nuestra vida profesional y privada, reenfocarnos. Por lo tanto, debemos mantener una actitud positiva y tratar de sacar lo mejor de esta crisis, incluso si no será fácil.

Fuentes: https://www.michaelpage.fr/advice/candidats/vie-de-bureau/t%C3%A9l%C3%A9travail-5-conseils-pour-%C3%AAtre-efficace y https://youmatter.world/fr/8-conseils-teletravail-efficace-confinement/

Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario