Gerentes, cómo hacer reconocer su autoridad? - 13/11/2015

Si se requiere el poder, la autoridad debe ser reconocida por los empleados, lo que requiere tiempo y paciencia. A continuación los consejos del entrenador Philippe Laurent a los recientemente ascendidos gerentes.

"No ser aceptado no significa que usted es malo o fuera de su lugar, pero hay que trabajar la relación para que sea más flexible y evitar que se rompa", dice Philippe Laurent.

Usted puede ser parte de algunos de estos gerentes recién ascendidos que se encuentran con dificultades para ser aceptado por uno o más miembros de su equipo. De donde puede venir la fuente de esa percepción de rechazo y cómo hacer frente? Usted ha recibido su autoridad: se ha invertido en usted por alguien mayor que le ha "confiado" una responsabilidad. Su poder podría imponerse, pero su autoridad, ella, solo puede ser reconocida. Y para eso hace falta tiempo y por lo tanto paciencia.

En su nueva posición, su objetivo es llevar a cabo una tarea específica, pero, como es una “autoridad” ahora, su responsabilidad es antes que todo hacer crecer los otros. La molestia que se siente al no ser "reconocido" por un colaborador es cuanto más dolorosa que usted pone toda su buena voluntad para ejercer esa autoridad con respeto y atención, especialmente acerca de aquellos que perciben como más "refractarios". No ser aceptado no significa que sea un jefe malo o fuera de su lugar, sino que tiene que trabajar la relación para que sea más flexible y evitar que se rompa.

Su autoridad reciente puede ser rechazada por varias razones

Su autoridad reciente puede ser rechazada por varias razones. Si usted es el Manager de sus antiguos colegas, su principal dificultad reside en la obligación de cambiar de repente de posición hacia usted. Pero hay también, y más a menudo un problema en su lado de "promovido", y usted debe adaptar su postura si quiere ayudar a los otros a ajustar las suyas.

Si una persona con mayor antigüedad que usted, más experta o mayor siente merecer su promoción o que usted no lo merece, su nueva relación se convertirá repentinamente difícil. Comprenda que usted tiene como ventaja importante que conoce muy bien a sus colaboradores, los circuitos de información, las fallas y las fortalezas de su servicio.

Si usted fue promovido desde el exterior o desde otro servicio, le resultará más fácil tomar su rol de Manager, pero usted tendrá que descubrir a sus colaboradores, conocer lo que hacen y cómo funcionan juntos. Usted podrá encontrar una persona decepcionada por no haber sido elegida, amargada por un "antiguo régimen" poco gratificante que dejó secuelas, o sorpresa, tener que depender jerárquicamente de alguien menos competente técnicamente que usted. El impacto de este rechazo dará lugar a la retención de información por negarse a decir lo que hace y lo que usted le pide, o la evitación.

Apoyarse sobre la confianza que le une a la persona que le dio esta misión

Si está desestabilizado por el rechazo más o menos abierto y consciente de uno o más empleados, lo primero que debe adoptar es la construcción de la confianza que le une a la persona que le dio esta misión. Después de haber sido considerado capaz por esa persona y por aceptarlo usted mismo, su compromiso se ha vuelto mutuo. Háblelo sin demora y sin temor a los hechos y diga lo que siente.

Segundo reflejo: no hagan complejo y no duden de sí mismo. La autoridad que ha recibido no se basa en su experiencia técnica, sino en su capacidad para hacer trabajar a expertos para asegurar la alineación de su trabajo con la estrategia de negocio, que no es nada. Usted no está allí para aprender a hacer lo que hacen, pero para asegurarse de que lo que hacen sirve para el negocio. Es la determinación con la que usted apunta manteniéndose en el mismo camino que hace la fuerza de su autoridad. Reconociendo desde el principio la expertise de sus expertos sin falsa humildad, su posicionamiento mutuo más fácil.

No trate de ser amable para ser más aceptado

No ceda frente a un comportamiento fuera de juego o negativo, sobre todo si se trata de un experto que realiza con toda objetividad un trabajo muy bueno. Sorprendente o hasta inquietante, este comportamiento que está desafiando su autoridad es la oportunidad de que plantee el problema con fuerza sin esperar. Pero, en los hechos, de manera controlada y respetuosa. La manifestación del verdadero respeto no es la cortesía rebuscada, sino la transparencia auténtica.

Al afirmarse de manera justa, firme y relevante, usted estará ayudando a la persona correspondiente y para todo su equipo. No trate de ser amable para ser más aceptado. Sea firme sobre lo que es esencial. La autoridad, es también de optar por mantener los miembros de su equipo o para descartarlos, no por capricho o por orgullo personal, sino por el bien del equipo.

Por último, deje que el tiempo haga su trabajo: usted se ha movido de un día para el otro, pero su posición cambiará gradualmente conociendo mejor a las personas bajo su cargo. Déjelos también el tiempo de conocerlo antes de aceptarlo.

Fuente: L’Express.fr. Por Philippe Laurent – publicado el 06/05/2014

volver