¿Cuándo es conveniente delegar una tarea a un colaborador? - 12/06/2018

 

Si usted ya está convencido de las ventajas de delegar tareas a sus colaboradores, sólo resta definir cuándo hacerlo.

Para definir si tal o cual tarea puede ser confiada a alguien de su equipo, le recomendamos hacerse algunas de las siguientes preguntas:

 

 

Si delego esta tarea, ¿voy a poder focalizarme en tareas de mayor impacto en el desarrollo de empresa?

¿Hay algún miembro del equipo que parece estar cómodo en el área en la cual quiero delegar? ¿Podría aportar ideas innovadoras?
Al confiar una determinada tarea a un colaborador, él ¿podrá profundizar sus habilidades y enriquecerlas? ¿Será positivo para el equipo?

Delegar, ¿permitirá que mi equipo se involucre aún más en las tareas y encuentre motivación adicional?

Delegar tareas,  ¿aumentará la iniciativa de mis emplead

Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es "sí", ¡delegue!

Para sentirse cómodo y empezar a dominar la delegación de tareas, un buen punto de partida puede ser dar pequeñas tareas de rutina en las que algún miembro de su equipo haya mostrado interés real. Puede ser hacer una presentación, diseñar un archivo o  varios archivos, clasificar correos electrónicos o responderlos, comprar elementos de la oficina, etc.

 

Miedo a delegar, ¿por qué es tan difícil?

El miedo a delegar viene, generalmente, del hecho de que el colaborador a quien se le delega una tarea fracase en su misión. Recuerde que si usted tiene gente a cargo, siempre será su responsabilidad, delegue o no.

Delegar no está exento de riesgos. Depende de usted determinar la importancia y confiar cada tarea a la persona adecuada de manera apropiada, para minimizar cualquier riesgo de incumplimiento o ineficacia.

Un manager suele excusarse en la falta de tiempo para enseñar, falta de confianza hacia sus colaboradores, miedo a ser tomado por un incompetente, cierta ansiedad o miedo a que la persona en quien se delega haga la tarea mejor que él y lo supere, miedo a no saber cómo hacerlo, sentir culpa por dar tareas, necesidad de controlar todo, orgullo, etc. Algunas personas creen que haciendo todo ellos mismos, justifican su puesto. ¡Cuidado con los picos de estrés!

Sin embargo, las tareas de un manager eficaz, son, además,  llevar a cabo los proyectos encomendados a su servicio, el desarrollo de los miembros de su equipo y el desarrollo de las habilidades de quienes lo conforman. Esto necesariamente implica delegar.

 

¿Cómo delegar? Puntos claves

Generalmente, aquí es donde las cosas se complican. Porque cuando se trata de delegación, la comunicación tiene un papel clave. ¡Atención! comunicar no significa decir de la A a la Z cómo haría usted la tarea encomendada. Tampoco hay que creer que el colaborador a quien se le delega una nueva tarea lee sus pensamientos hasta en el más mínimo detalle.

 

Perfiles adecuados

Delegar es un acto de gestión. Para usted es  la oportunidad de unir el éxito de la tarea encomendada y el objetivo gerencial. También es una manera interesante para motivar a un empleado que tal vez esté a la deriva.

 

Confianza

Delegar correctamente comienza teniendo confianza en la inteligencia de su colaborador, también en sus habilidades para llevar a cabo la tarea encomendada.

 

Resultados esperados

Como dijimos anteriormente, se recomienda no encarar la misión tal como usted la hubiera llevado a cabo. Simplemente describa el contexto y explique en detalle el resultado esperado. Sea preciso en la explicación de lo que se quiere lograr y asegúrese que su colaborador lo haya entendido. Por ejemplo, puede usar la  técnica de reformulación, que implica pedirle a quien debe realizar la nueva tarea que diga con sus propias palabras lo que entendió.

 

Plazos alcanzables

El objetivo no es trasladar al equipo la presión que usted puede llegar a sentir. Organícese y organice al equipo para darles un plazo razonable.

 

Autonomía de sus colaboradores

Deje que su colaborador lleve a cabo la tarea delegada de manera autónoma ¿Qué motivación tendría la persona a la que se le delega una nueva tarea si tuviera que seguir un manual de uso? Deje que la curiosidad y la creatividad broten. Al actuar así, sentirá la confianza que usted tiene en él y será aún más eficaz y productivo. La motivación está al alcance de la mano, ¡úsela! Si usted logró presentar la misión de una manera positiva y logró darle sentido, no solo para el colaborador en quien se delegó la tarea, sino para todo el equipo y para toda la empresa también, no presuma de esto porque podría ser visto como cinismo y tener un efecto contrario al buscado.

 

Acceso a los recursos necesarios

Dar autonomía no significa privar de recursos útiles a sus colaboradores. El objetivo para su colaborador y para usted es el éxito de la tarea que se le delega. Asegúrese de que él tenga acceso a los recursos necesarios para llevar a cabo el trabajo.

Es importante, especialmente en el contexto de misiones largas, planificar algunos puntos para analizar el progreso del trabajo. Esto le permitirá asegurarse que el proyecto vaya por el camino correcto.

 

Disposición para escuchar

Delegar no se trata simplemente de deshacerse de una tarea y despreocuparse. Permanezca siempre disponible y abierto a la escucha durante la ejecución de la tarea de su colaborador.

 

Fuente: L’Entreprise L’Express .Fr

 

 

 

 

volver