12/09/2018

  Los cinco errores que pueden hundir una pyme


 

Líderes de pymes, ¿quieren evitar arruinar sus empresas?

“En materia de administración de empresas, ¡hay muchos más fracasos que historias de éxito!” Señala Patrick Dussossoy, experto en emprendimientos y autor del libro 150 attitudes pour piloter votre PME  [150 actitudes para pilotear su pyme, en español]. El especialista nos enumera cinco errores que pueden llevar directamente al fracaso empresarial.

 

 

1. No seguir el Plan de negocios

¿Consideran que el Plan de negocios  es un documento sin importancia?, ¿Creen que solo es útil para convencer a posibles inversores? "Este es el razonamiento típico que puede hundir una empresa a mediano plazo", comenta Patrick Dussossoy. “El plan de negocios es una etapa 100 % estratégica, es una verdadera guía que permite a la empresa saber hacia dónde va, establece objetivos a corto plazo y mantiene la visión del líder a largo plazo. El plan de negocios integrado por los elementos esenciales de una buena estrategia: planes comerciales, planes de marketing, análisis financiero,  productos e inversiones industriales, gestión de equipos, etc., lejos de estar destinado exclusivamente a inversores o posibles inversores, tiene que estar destinado, en primer lugar y sobre todo, a ustedes mismos.”

 

2. No tener ventajas competitivas

Surfear la ola, contentarse con lo que funciona y tratar de hacerlo mejor. Estas son algunas de las estrategias de muchos empresarios convencidos de poder alcanzar el éxito centrándose en las oportunidades ofrecidas por un único nicho de mercado. "¡Grave error! Primero hay que pensar en la 'ventaja competitiva', eso es lo más importante ", dice Patrick Dussossoy. Un credo al alcance de la mayoría de las pymes que deben buscar diferenciarse de sus competidores. O, mejor aún, lo que representa un verdadero incentivo: ganar nuevos mercados. Sin embargo, aún falta encontrar la idea que puede crear el “Buzz Marketing”.

Para la mayoría de las empresas jóvenes, la solución más simple consiste en valorizar una ventaja que las diferencie del resto: productos con mayor valor agregado, tiempos de entrega más cortos, servicios al cliente más eficiente, una imagen de marketing impactante, ubicación en una zona geográfica sin explotar... Hay muchas ventajas competitivas que se pueden aprovechar para lograr imponerse en el mercado.

 

3. Considerar la comunicación un gasto inútil

"Más allá de una estrategia industrial y comercial eficaz, la gestión financiera y la gestión de Recursos Humanos adecuada, un error común es subestimar la importancia de la comunicación que es fundamental para venderse mejor", analiza el experto y  nos recuerda que muchas empresas, especialmente las empresas  B to B, aún descuidan el papel esencial que tiene el marketing. Si ustedes tienen una ventaja competitiva importante, ¡hay que seguir comunicándola a clientes y posibles clientes! Y para hacerlo, un folleto comercial atractivo, comunicados de prensa o un sitio web con información detallada, son herramientas que no requieren altos costos.

 

4. No tener conocimientos de gestión financiera

Creer que se puede dirigir la actividad de una empresa sin el asesoramiento e indicaciones de un contador,  es correr riesgos innecesarios y eso es algo a evitar. "Sólo los líderes experimentados y con conocimientos claves de administración financiera pueden llevar sus negocios a actividades rentables", dice Patrick Dussossoy. Una noción clave a conocer: el punto de equilibrio financiero. Se trata de la cantidad de ingresos (facturación) a partir de la cual  se obtiene un margen para cubrir los costos fijos. "El monitoreo de un indicador de este tipo es esencial para administrar adecuadamente una empresa y sirve como hoja de ruta para el gerente que puede, en cualquier momento, tomar medidas correctivas si la facturación mensual corresponde al volumen de negocios proyectado ", agrega el experto.

Otro dato muy importante a analizar: el total de capital de trabajo necesario, especialmente si resulta negativo. "Incluso una empresa con alto crecimiento y buena rentabilidad puede tener un déficit de caja. Entonces, resulta fundamental tener el control  su capital de trabajo para asegurar un crecimiento sostenible", señala Patrick Dussossoy.

 

5. No anticipar las reestructuraciones

Reestructurar la empresa en momentos de crisis es un grave error. En lugar de esconder la cabeza y hacerse los distraídos,  analicen regularmente diferentes formas de optimizar el funcionamiento de la empresa. "Este análisis es un instrumento eficaz para mejorar la rentabilidad: reducir los costos que no son esenciales y eliminar las actividades que representan pérdida de dinero", explica el experto. Sobre todo porque los contextos de emergencia que requieren una reestructuración pueden surgir en cualquier momento: problemas operativos, fallas de un colaborador, etc. "De todos modos, le corresponde al líder mismo encarar una reestructuración, sin esperar la aparición de los primeros signos de dificultad", sostiene Patrick Dussossoy. Es una estrategia más fácil de implementar en las pymes porque estas reorganizaciones tienen un efecto rápido. Es la ventaja de la agilidad.

 

Fuente:http://www.chefdentreprise.com

 

volver